EducaciónEstudios de agua dulce, ¿por qué y para qué se hace?

diciembre 15, 2020Por Hidrolab
https://www.hidrolab.com/wp-content/uploads/2021/03/pexels-rfstudio-3825434-1280x854.jpg

El ecosistema de agua dulce en Latinoamérica es super variado, desde lagos, ríos, arroyos,  humedales, bosques pantanosos, turberas, entre otros. Estos ecosistemas forman parte del 1 % de agua dulce en el planeta tierra.

Por esto, es importante el tratamiento que se le da al agua dulce, debido a que es un recurso limitado y más de un tercio de todas las especies de vertebrados del planeta habitan en ecosistemas de agua dulce; y se estima que solo el 0,4% del agua del planeta es apta para el consumo del ser humano. 

¿Para qué se hacen estudios de agua dulce? 

 

Los estudios de agua dulce son necesarios para determinar la calidad del agua, garantizar el consumo de aguas limpias, reducción de la contaminación y para determinar si es potable para el ser humano, ya que el agua apta para nuestro consumo es escasa. 

El estudio de agua dulce busca medir principalmente parámetros físico-químicos, como temperatura, oxígeno disuelto, pH, entre otros. Para tener una visión sobre cómo varían los perfiles o los metales biodisponibles en el agua y para tener un enfoque integral sobre cómo sustentabilidad del ecosistema a lo largo del tiempo.

¿Cómo se hacen los estudios de agua dulce? 

Para el estudio de agua dulce se extrae una muestra del líquido para analizar, así se estudiará e identificarán ciertos microorganismos, tanto físicos, químicos  y microbiológicos que el agua puede contener, determinando su calidad y si es apta para su consumo. 

Esta caracterización se compara con una tabla definida de componentes químicos, características físicas y microbiológicas, que contiene los contenidos máximos que se espera que tenga el agua, dependiendo su uso u origen. 

También puedes leer: ¿Cuál es la importancia del análisis de agua?

En qué tipos de agua dulce se hacen estudios

  1. Agua embotellada de manantial.
  2. Aguas dulce para producción de alimentos.
  3. Aguas recreativas.
  4. Aguas sanitarias calientes.
  5. Aguas del circuito de refrigeración .
  6. Aguas de pozo profundo.

Como hemos planteado anteriormente, el agua dulce es escasa, ya que conforma solo el 1% de agua en el planeta y los seres vivos la consumimos y utilizamos diariamente, como por ejemplo para lavar nuestros alimentos, higiene, producción y recreación.

Por esto mismo los estudios de agua dulce son necesarios, para vislumbrar cuáles son los territorios en que la situación se va haciendo más crítica,  tener una visión más completa de cómo varían los metales biodisponibles en el agua y predecir la disminución del crecimiento y la alteración que podría sufrir los ecosistemas de agua dulce. 

Hidrolab